3.5 C
Paraná
14 julio, 2020

Merkel quiere dejar huella con la presidencia de la UE

Alemania comenzó este miércoles su presidencia rotatoria de la UE, enfrentada a desafíos históricos, con la esperanza para Angela Merkel de dejar una huella durardera en la historia de la Unión Europea.

La canciller y su equipo prepararon durante meses esta presidencia europea, la primera para Berlín desde 2007 y una de las últimas oportunidades para que la dirigente alemana brille en la escena internacional antes de su retirada política prevista para finales de 2021.

Con el Brexit, el cambio climático y la inmigración no le faltaban temas, pero la pandemia del nuevo coronavirus y su consecuencias económicas y sociales arrasaron con todo.

La Unión Europea, todavía amenazada por una segunda ola de contagios, se enfrenta a "desafíos económicos que nunca hemos conocido en décadas, ni siquiera antes", dijo la canciller el lunes durante un encuentro con el presidente francés Emmanuel Macron.

– Noches de insomnio –

"Las expectativas que pesan sobre nuestros hombros son muy altas", reconoció, temiendo un nuevo impulso de los populistas por falta de "solidaridad" entre los países europeos.

Ante la avalancha de problemas, el embajador alemán ante la UE, Michael Clauss, reconoció que estaba teniendo noches de insomnio: "Ya me cuesta dormir, porque pienso que las expectativas son altas".

Otros se alegran que de Alemania se haga cargo de esta presidencia. "Un país cuya economía es (todavía) la más fuerte de la Unión, que ha afrontado mejor que muchos otros la pandemia (al menos hasta ahora), y dirigido por un gobierno estable" en un continente en agitación, resumió el martes el diario económico alemán Handelsblatt.

En el poder de forma ininterrumpida desde hace 15 años, un récord para un dirigente en Europa, la canciller tiene una oportunidad única de hacer historia y de borrar la mala imagen que dejó su ortodoxia presupuestaria durante la crisis de Grecia de 2011.

El comienzo de la presidencia se marcó simbólicamente el martes por la noche con la proyección en la mítica Puerta de Brandeburgo de Berlín del lema, en varios idiomas, "Todos juntos para relanzar Europa".

La presidencia alemana comenzará con una cumbre de líderes europeos el 17 y 18 de julio en Bruselas, decisiva para el futuro de Europa.

Los 27 intentarán alcanzar un acuerdo sobre el proyecto de paquete de estímulo de 750.000 millones de euros contra el coronavirus, con por primera vez fondos prestados en común por la UE. Para ello Angela Merkel ha aceptado romper un tabú político en Alemania.

– Un camino "largo" –

Angela Merkel y el presidente francés ejercieron presión sobre sus socios el lunes para llegar a un acuerdo en julio, antes de las vacaciones de verano.

"Esperamos encontrar una solución, aunque todavía haya un largo camino" por delante, explicó la canciller junto a Macron, con quien presentó una iniciativa a finales de mayo, allanando el camino para la propuesta de la Comisión sobre el plan de recuperación.

Para llegar a un acuerdo tendrán que superar las reticencias de los cuatro países llamados "frugales" porque ser partidarios de la ortodoxia presupuestaria. Se trata de Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca, reacios al proyecto, que se supone que beneficia a los Estados del sur, los más afectados por la pandemia.

"Los famosos países frugales son países que son beneficiarios netos del funcionamiento del mercado único (…) no les beneficia que algunos miembros se vean afectados", advirtió Macron, para quien Europa se halla en un "momento de la verdad".

Si se llega a un acuerdo presupuestario, la presidencia tendrá éxito, aunque tiene otra piedra en el camino, el Brexit.

El Reino Unido salió de la UE el 31 de enero y ahora negocia con Bruselas para intentar establecer una relación comercial ventajosa con el bloque al final del período de transición que termina a finales de año.

Si no se alcanza un acuerdo para entonces, las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con sus elevados aranceles y controles aduaneros, se aplicarían a las relaciones comerciales entre los dos socios. Esto debilitaría aún más a las economías europeas.

mat/ylf/roc/erl/zm

Contacto
close slider