35.5 C
Paraná
20 noviembre, 2019
Image default

LA AYUDA PERONISTA ES RECONOCIDA POR CAMBIEMOS

Interpretan que el peronismo de Entre Ríos leyó mal a Macri. Creyeron que cuando más se mostrara en la provincia, más campaña haría a favor del peronismo. Y lo dejaron solo en la campaña.

Es una de las lecturas que se hacen por estos días en Cambiemos para interpretar un triunfo en la provincia que tomó por sorpresa a propios y extraños. No la hacen pública porque supone explicar el resultado en los defectos ajenos, antes que en los méritos propios que permiten una capitalización política.

Lo cierto es que eran pocos los radicales y macristas que confiaban en revertir los resultados de las primarias de agosto en Entre Ríos, en las que Alberto Fernández le había sacado casi 10 puntos de ventaja a Mauricio Macri.

Notaban una reacción de las franjas históricamente antiperonistas que, preocupadas por el “regreso del kirchnerismo”, se ofrecían a colaborar en la campaña o como fiscales para la elección. Naturalmente, ese cambio de clima los motivaba, pero pocos se atrevían a aventurar que alcanzaría efectivamente para “dar vuelta” la elección en la provincia. La razón: la crisis económica que había explicado el reciente triunfo holgado del peronismo en Entre Ríos (y en la mayoría de las provincias del país) no paraba de profundizarse, día tras días. Cada vez peor

“Nos resultaba difícil explicar el éxito que tenían las actividades que organizábamos. En el acto de Paraná, la movilización habrá sido del 10 o el 15%. El resto fue gente que se acercó sola. Lo más increíble: iban a apoyar a un tipo que había perdido por 15 puntos”, cuenta un dirigente radical asombrado por el fenómeno que signó la última campaña.

La mano peronista

Fuera de registro, en Cambiemos reconocen como un factor determinante el hecho de que el peronismo los haya dejado “solos” en la campaña. “Subestimaron la elección y eso nos favoreció”, afirma un dirigente de PRO.

Creyeron que la repetida presencia de Macri en Entre Ríos (estuvo en cuatro ciudades), en medio de una crisis que después de las primarias de agosto no había hecho otra cosa que empeorar, los iba a beneficiar. Que Macri haría campaña por ellos. O que la campaña se hacía sola con la crisis y Macri, con su presencia, asumía los costos.

Para las Paso del 11 de agosto, prácticamente no hicieron campaña, si se toma en cuenta lo que ha sido la tradición del peronismo por ganar la calle y demostrar capacidad de movilización. Y les resultó efectivo. Entendieron que quien había hecho campaña por el peronismo era el propio presidente Macri, con su descalabro económico.

Aunque entre la elección provincial y las primarias nacionales la diferencia a favor del peronismo había caído en doce puntos, se quedaron con la enseñanza que había dejado aquella recordada visita de Macri a Entre Ríos durante la campaña para las primarias provinciales del 14 de abril, que terminó actuando como un salvavidas de plomo para el candidato a gobernador Atilio Benedetti.

Contacto
close slider