35.5 C
Paraná
20 noviembre, 2019
Image default

EL JEFE DE LA OPOSICIÓN EN ENTRE RIOS

DISCURSO MONOPOLIZADOR, POSIBLES INTERNAS Y POSICIONAMIENTOS

Para empezar a vislumbrar sobre el jefe de la oposición en Entre Ríos es necesario apelar al contexto nacional y los movimientos que se dieron en las últimas semanas de campaña. La réplica de esos movimientos en estas pampas permiten formular la pregunta: ¿quién será el jefe de la oposición en la provincia en el próximo proceso político?

Las últimas semanas de campaña de Mauricio Macri dejaron la sensación que el Presidente no tiene en sus planes abandonar la política. Lo dijo este domingo: “No me voy a ningún lado, me quedo en la Argentina”. Fue una respuesta a sus detractores, pero también a sus enemigos íntimos.

En el tramo final, Macri apeló a conceptos que le dieron resultado en 2015. Puso en su narrativa la libertad del periodismo y lucha contra la corrupción. En el último debate presidencial se refirió a la fórmula Fernández: “Así son ellos “; “no van a cambiar más”; “son los mismos”. Esos hashtags se repitieron hasta el último minuto ante de la veda. Le rindió. La polarización volvió a surtir efecto electoral.

 

Resultado de imagen para polarización volvió a surtir efecto electoral.

Desde el 11 de agosto hasta el cierre de la campaña, Juntos por el Cambio no tuvo la intención de abrir su mensaje hacia otros sectores, sino abrazar a quienes lo habían acompañado en las PASO. Básicamente un público antiperonista y también antikirchnerista. El incremento de votantes que benefició a Macri fue un voto útil. En definitiva, este domingo fue un ballotage.

Miguel Ángel Pichetto apareció en esa etapa como un comunicador perfecto. El histórico senador peronista dijo lo que a Macri le criticarían por “mal educado”. Por caso decir que habría que hacer volar por los aires una villa. El “acá estamos” que machacó el Presidente no fue otra cosa que marcar el territorio en la inevitable reconfiguración del escenario político. Estaba diciendo no sólo que iba a ser opositor, sino qué tipo de opositor. Ya adelantó a sus íntimos que presidirá el PRO. Malas noticias, por lo menos, para el radicalismo que venía borroneando alguna reformulación en el frente de la oposición.

En la Avenida 9 de Julio, ante una multitud, a Macri no lo acompañaron los dos dirigentes que mejor imagen tienen en Cambiemos: María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Estado saliente se quedó con el monopolio del mensaje. Y volvió a reiterar la advertencia: “Acá estamos”. La gobernadora, días después, cerró sin el color amarillo y la consigna fue: “Ahora María Eugenia”. Se leyó como el prólogo a un nuevo liderazgo dentro del PRO.


LA PROVINCIA

En Entre Ríos el discurso se repitió. Sergio Kneeteman fue en todo este tiempo un portavoz de ese relato. La gramática fue la siguiente: Bordet es kirchnerista, por lo tanto a Entre Ríos le espera lo peor. Antes, en el proceso electoral provincial, acudió a comparar al gobernador con su antecesor Sergio Urribarri.

Kneeteman es el alter ego de Atilio Benedetti, el último candidato a gobernador. Durante el kirchnerismo su espacio controló la UCR. Ya con Macri en la Casa Rosada, los destinos del partido no eran potestad solo de los radicales sino también de Rogelio Frigerio, el jefe de la oposición en Entre Ríos que dejó al centenario partido sin candidato a gobernador en 2015 cuando ungió a Alfredo De Angeli. El ministro dejará de tener la botonera del poder a partir del 10 de diciembre.

En la Cámara de Diputados el radicalismo tendrá siete diputados, mientras que el PRO tendrá seis más Juan Domingo Zacarías, tan cercano a Frigerio como en su momento se jactó de su relación con Alberto Fernández. El macrismo duro mantiene su único intendente en Basavilbaso, Hernán Besel, mientras que la UCR tiene una veintena.

Las líneas internas, incluso las que fueron refractarias al látigo del ministro del Interior, guardaron sus críticas en pos de la unidad. Gracia Jaroslavky, una de las más duras que le dio la interna en 2017, ligó una banca.

Fabián Rogel, referente de otro espacio interno, sostuvo que el radicalismo debería primero pensar a quien quiere representar y dar un paso al costado de Cambiemos.

En esa liga tributa Pedro Galimberti, intendente reelecto de Chajarí, que ya avisó que su modelo de gestión lo quiere llevar a la provincia.

Esteban Vitor aparece como uno de los comunicadores más identificados con Macri. Mantiene la espada de la corrupción siempre en alto. Emanuel Gainza no tiene en su manual a las causas que tramitan en la Justicia sobre delitos en el seno de la administración pública. Su origen es bien distinto al de Vitor. El concejal fue la sorpresa en la interna de Cambiemos que quedó en manos de Sergio Varisco. Este domingo estaba eufórico por el rotundo triunfo de Macri en Paraná, pero su líder es Vidal.

Sin un partido fuerte y sin el poder de la lapicera del gobierno nacional, la jefatura de la oposición parecería volver al radicalismo. Sin embargo, la decisión de Macri de encabezar la oposición a nivel nacional obligará a repensar lo que viene en la oposición.

Contacto
close slider